10 septiembre 2009

HAY QUE LEGALIZAR LA PROSTITUCIÓN


La mayor ayuda que pueden recibir las mafias y los tratantes de esclavas sexuales es mantener la situación como está en la actualidad. No reconocer una actividad que mueve millones de euros no declarados al fisco y que condena a la mujer que ejerce la prostitución a situarse en la ilegalidad y en manos de delincuentes es una canallada.

El matrimonio es una forma de prostitución legal
Que no se tomen medidas, mas que las policiales, porque tanto el “feminismo” militante como el moralísmo hipócrita religioso sólo contemplen la prostitución dentro del matrimonio es un acto de irresponsabilidad y mojigatería. No querer ver lo que existe desde que el mundo es mundo, no significa que vaya a cesar la prostitución y mucho menos la explotación de las mujeres que lo ejercen.

La televisión fomenta la prostitución en horario infantil
En una sociedad tan hipócrita como la nuestra, donde los periódicos se financian a través de millonarios anuncios con el sudor de la prostitutas, donde se fomenta en las cadenas de televisión en horario infantil a través de los programas “rosa”, con el permiso de un acta matrimonial o de divorcio y donde la institución matrimonial no es más que un contrato de propiedad exclusiva donde ejercerlo, porque se inicia con el acto sexual aunque luego vengan los hijos y con ellos las facturas, no se debería permitir este tipo de esclavitud negando su existencia.

En una jornada se gana más que en un mes de "explotación legal"
Todas las experiencias habidas intentando “recobrar” para la sociedad a “estas descarriadas de la vida” (utilizando el lenguaje propio de los hipócritas para que se me entienda) han fracasado. Cuando se les ha puesto a trabajar ocho horas como empleadas municipales de la limpieza o en un almacén, han durado poco y no han tardado mucho en volver a un oficio donde con unas pocas horas de trabajo han ganado más que en todo un mes de “actividad legal”. Las esclavas son las otras, no ellas.

Regularizar es dar derechos y exigir obligaciones también con Hacienda
Regular la actividad significa dotarlas de protección y de derechos, así como de ingresos para las arcas públicas a través de los impuestos, muy necesitadas las arcas públicas de un dinero que va directamente a manos de delincuentes.

Legalizar es acabar con la explotación ilegal y con las mafias
Legalizar la prostitución requiere conceder un carné profesional y cotizar a la seguridad social; requiere supervisión sanitaria, jurídica y fiscal. Significa regular los lugares y zonas donde debe ejercerse con las debidas garantías higiénico-sanitarias y de seguridad para las trabajadoras; significa que los “empresarios” del sector deben cumplir unos requisitos legales y pagar impuestos por ello. Y significa acabar con las mafias y la explotación ilegal de mujeres y también hombres.

Sin que sirva de precedente, estoy totalmente de acuerdo con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que está a favor de legalizar la prostitución.


Ver también:

Las putas no existen , son anticonstitucionales

0 comentarios: