05 octubre 2007

Todo por la pasta


Llama la atención que los del partido que votaron NO a la Constitución de 1.978 y por lo tanto NO a la actual bandera constitucional de todos los españoles sean precisamente los que vayan pregonando su amor a la Carta Magna y a los simbolos que emanan de ella. El Partido Popular se erige en Tribunal de Santo Oficio exigiendo “condenas” a diestro y siniestro para que se demuestre la no culpabilidad del acusado. Son los que provocan y cometen la arbitrariedad, creando fantasmas y criminales donde no los hay. Y como siempre, siguiendo las consignas de propaganda nazi (su verdadero catecismo democrático) , el culpable es Zapatero y los socialistas, del que exigen que se retracte de palabras, hechos u omisiones cometidos por los mísmos acólitos afines a la causa nacionalcatólica del Partido Popular. Se convierten así en acusadores, fiscales, jueces y ejecutores por la gracia de sus cojones.

Mientras este país avanza económica y socialmente, los populares se empeñan en dibujar una España negra y al borde del abismo, con el único fin de que esos nubarrones negros impidan a la ciudadanía ver la realidad. Les da igual lo que se argumente, la verdad es que no les interesa. En realidad les importa España una mierda, solo la utilizan para encabronar al verdadero significado de lo que representa España: los españoles. Siempre encontrarán palabras fuera de contexto para manipular, insultar y engañar. Y como buenos hipócritas y delincuentes (porque son los únicos que no tienen sentimiento de culpa) siempre utilizan el “boomerang” sin reparo alguno.

Hartos de vino con el 11-M, el Estatut Catalá, ETA. De Juana, y demás lindezas, les faltaban los símbolos y el mismísimo Rey, al que despreciaba la derecha cavernícola con Franco y al que no quieren ni en pintura por ser "culpable" de traer la democracia a España. Sobre todo desean su ”abdicación” porque son los republicanos de verdad y la izquierda los que desean que viva muchos años como Rey de esta España democrática.

Huele mucho que sea un grupúsculo formado por una treintena de descerebrados “independentistas”, que aparecieron por gracia divina unas semanas antes de las elecciones municipales en algunas localidades de Catalunya, los que reunidos para quemar las fotos de sus Majestades, los Reyes de España, salten a las primeras páginas de los periódicos más derechistas de este país al mismo tiempo que la emisora de los obispos , la COPE, arremetiese sin contemplaciones y por boca del Taliban Mayor del Reino, Federico Jiménez Losantos, contra el Rey de España. En otras ocasiones ese mismo medio se ha pasado unos cuantos pueblos vapuleando a la Corona, símbolo de la unidad de la patria, de tal forma que El Jueves se queda corto, muy corto.

Se extiende la quema de fotos por España, cuatro gilipollas que no se enteran de la pelicula y que caen en la trampa de los promotores de la Tercera República con bandera roja y gualda y pajarraco.

Lo de las banderas es otra coña a la que nos tienen acostumbrados ya el Partido Popular y su “Ministerio de Propaganda nazi”. Ellos que las usan como sudadera para cualquier manifestación o convite. Pues NO señores: La Bandera Constitucional roja, amarilla y roja, representa a todos los españoles, incluidos los que no quieren serlo, es decir, los nacionalistas “independentistas” y los nacionalistas nacionalcatólicos del PP y afines.

Los problemas que jalean como nuevos el PP , sus emisoras y periódicos son los mismos que han sido durante estos últimos 30 años, muchos de ellos provocados descaradamente por los que ahora se rasgan las vestiduras al mirarse en sus propios espejos (en realidad los cristales de sus ventanas no dejan ver la luz de tanta mierda). Los nacionalistas periféricos fueron obligados en tiempos de Aznar a radicalizarse por la mala fe de los populares, quienes tras bajarse los pantalones ante ellos para que Aznar pudiese gobernar (hablando incluso catalán y vasco barriobajero), no dudaron en desdecirse y apuñalar de forma trapera, es decir por la espalda, a sus socios nacionalistas, independentistas y republicanos: PNV, Convergencia Democrática de Catalunya (independentista) y Unió Democrática de Catalunya (republicana hasta la médula). cuando consiguieron la mayoría absoluta.

Esos nacionalistas saben que sus pretensiones son inútiles en un mundo global como el que vivimos, solo pretenden competencias y subvenciones a fondo perdido del Estado, saben además que en el hipotético caso de que España se desmembrara en tantos estados como autonomías tiene, habría que inventar algún sistema para coordinarse y a la larga volver de nuevo a los orígenes. En estas próximas elecciones, si el pueblo español no lo remedia, los populares y los nacionalistas harán lo mismo que hicieron para aupar a Aznar a la Moncloa, en este caso a Rajoy.

Es incomprensible además que la única memoria democrática de la que presumen sea la dictadura de Franco, los horrores del anticlericalismo como preludio a la guerra civil y la católica España de Isabel y Fernando. No se acuerdan tampoco de que media España fue sometida por la otra, gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini, durante cuarenta años y que los vencedores tuvieron tiempo de sobra para resarcirse de los “agravios” iniciales que provocaron el golpe de estado. Mientras, los vencidos siendo pocos los supervivientes a 70 años vista siguen sin ser honrados como defensores de la democracia y sus familiares condenados de nuevo al olvido.

Los españoles de hoy, que somos hijos del franquismo por obligación de edad y demócratas por voluntad de consenso, debemos dejar el tema zanjado para las generaciones venideras y no mentir a la actual nacida en la democracia. No se trata de pedir cuentas a los muertos sino de reconocer nuestra propia memoria. Porqué no condenan la represión franquista, siendo que ese régimen aborrecia tanto la democracia como el liberalismo del que tanto se jactan ahora de ser valedores.

Cuando se les acabe la gasolina encontrarán otra guerra en la que embarcarse. Eso si, mientras puedan seguirán cobrando por ir al Parlamento a insultar y golfear a cargo de todos los españoles.

14 comentarios:

Asperilla dijo...

Como Vd. sabe, amigo Carolus, leo siempre lo que escribe y, aunque muchas veces disiento, me parece Vd. una persona razonable.
Pero en el escrito de hoy, creo que se pasa Vd. muchos pueblos.
Comienza diciendo:
"Llama la atención que el partido que votó NO a la Constitución de 1.978 y por lo tanto NO a la actual bandera constitucional de todos los españoles sean precisamente los que vayan pregonando su amor a la Carta Magna y a los símbolos que emanan de ella." Y sigue un largo escrito despellejando únicamente al PP.
No me parece justo, ni equilibrado, ni veraz.
De las cosas malas que pasan no es solo culpable el PP, sino otros muchos; ni las cosas buenas son únicamente obra de los socialistas.
En los temas de Unidad, Estatutos, Banderas,Constitución,etc., hay muchos españoles que piensan y sienten como el PP.
Acabo de oir a Albert Ribera, de Ciudadanos, que no tiene nada que ver con el PP y en estos temas su pensamiento es muy parecido al de los conservadores. Y otros muchos españoles.
Rosa Díez es tan socialista como el primero y ha tenido que crear un nuevo Partido; Gotzone Mora no es menos socialista y no oculta que va a votar al PP; a ellas dos y a otros muchos socialistas mis respetos; por otro lado, mi rechazo a personajes como Guerra, Bono, Ybarra, que en los medos hablan como si fueran del PP y luego se achantan y votan contra conciencia....
Vd. de Política sabe infinitamente más que yo y, por tanto, sabrá por qué dice que el PP votó NO a la Constitución (por cierto, el PP no existía).
Yo, que soy un viejo ignorante, he visto que el Proyecto de la Constitución del 78 fue aprobado en el Parlamento por 325 SÍES, 6 NOES y 8 abstenciones; es decir, que sólo la rechazaron o se abstuvieron unos pocos de Alianza Popular y algunnos más nacionalistas.
En el Senado, el resultado fue de 226 SÍES, 5 NOES y 8 abstenciones.
En Referendum fue aprobada por el 87,78% de los votantes.
Quien lea su escrito sacará una conclusión equivocada, opino yo.

Carlos García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carolus Primus dijo...

He sido sumamente respetuoso con la realidad y todavia me he quedado corto por educación.

No solo votaron No los "magníficos" de AP, sus seguidores libremente también lo hicieron. Y el PP es digno sucesor de AP. El propio Aznar estaba en contra de la Constitución.

Ciutatans y los militantes ex-socialistas aludidos, salvo Gotzone que aún sigue teniendo carnet, defienden tesis propias del PP desde hace varios años.

Usted, amigo Asperilla, es tan viejo como yo y a lo sumo tan ignorante o menos que yo. No querer ver no quiere decir que uno esté ciego.

Saludos para Ud y para mi tocayo Carlos García, que ha borrado su comentario.

PK2rr dijo...

Hola amigo carolus, ya hacia tiempo que no le veíamos por aquí. Me alegro de verle y encima diciendo las cosas como son. Estoy totalmente con Vd. En lo que dice. Pero ya estamos acostumbrados a que estos fachas hagan siempre lo mismo. Se valen del terrorismo, de las bandera, de todo contar, de volver a mandar en el que creen que España es su cortijo. Ahora vendrá el tonto la lava este facha y dirá que te estoy lamiendo el culo. Un saludo amigo y a todos.

PK2rr dijo...

Ah, y encima de creerse los amos del cortijo, se creen los dueño de lo monumentos de España. Haber si un hijo suyo, o mió se puede casar en un sitio que por historia de España está reservado para los Reyes. Pero la hija del sr. asnas, es mas importante que que un rey, es casi la hija de Dios

Carolus Primus dijo...

pk2rr:

Pues si amigo pecador, la hija del futuro presidente de la Tercera República puede estar orgullosa de ser tratada como una reina. Creo que todas las demás hijas tienen el mismo derecho. Y puesto que al padre no le han dado la Medalla de Oro del Congreso norteamericano, bien podría devolver el dinero que costó su promoción. Además podría haber utilizado los 8.000 millones que gastó en propaganda en 2.003 para invitar al resto de españoles, al fin y al cabo el dinero era de todos los españoles.

Saludos.

Carlos García dijo...

Hola Carolus,

Disculpas ante todo por el borrado de mi apresurado, breve e insuficiente comentario.
No estuve satisfecho con él (andaba con prisas) y, pensando que tu esfuerzo al escribir esta entrada no merecía tamaña brevedad, decidí borrarlo.

Ahora, con más tiempo, me extenderé algo más:

En resumen creo que el PP es tan criticable como el PSOE, y viceversa. Y si todos pensáramos igual, este mundo sería aburridísimo. Todos criticando al mismo partido, y, al mismo tiempo, subiendo a los altares al otro y único partido, que siempre ganaría las elecciones (todo el mundo le votaría).

Yo mismo, porque no pienso como todo el mundo, critico al PSOE mucho más de lo que critico al PP, algo más próximo a mis ideas que el PSOE.
Por ese mismo motivo no puedo dejar de aceptar y respetar que se critique al PP.

Pero lo que no me parece acertado ni justo, de ahí mi calificativo de exagerado en mi autoborrado comentario, es utilizar para dicha crítica siempre la misma iconografía con el fin de identificar el actual centro-derecha español con el franquismo.

Evidentemente, y el PP sigue siendo "victima" de ello, la izquierda lo tiene más fácil, dado que Franco le hizo un flaco favor a las ideas liberales y conservadoras, cuando en realidad Franco ni era liberal, ni conservador, ni de derechas. Franco era sobre todo franquista, anti-comunista y enfermizamente católico.
Aparte de un megalómano hijo de perra.

Sinceramente Carolus, comparar a Aznar, presidente de un gobierno democrático, con Franco y vestirle con su uniforme, no me parece serio como argumento de crítica. Por muchos errores que cometiese Aznar.

Por otro lado, en España hay una gran parte de la población que, sin el fantasma de Franco, creé en los mismos conceptos de unidad nacional que muchos países democráticos de nuestro entorno.
Es lógico y justo, por tanto, que en España exista un partido que defienda esos conceptos que reclama esa parte de la población, al igual que la izquierda cubre las necesidades y demandas de otra gran parte de la población, tan respetable como la primera.

Otra cosa es que nos guste o no, pero para eso están las urnas.

Yo, sin duda, seguiré criticando algunas de las decisiones políticas del PSOE, por la sencilla razón de que no me gustan, pero no porque piense que Zapatero es la reencarnación de Largo Caballero y que cualquier día va a inundar nuestras calles con milicianos de un resurgido Frente Popular quemando iglesias, matando sacerdotes y violando monjas.
Si lo hiciera, me acusarías de absurdo y sectario ¿Verdad?... je, je.

Esta claro que con la utilización de argumentos de este tipo, jamás podremos hablar de España, de Constitución ni de República con serenidad. Siempre habrá quien se sienta vencedor "español" o vencido republicano, y así no es posible debatir de forma justa y razonable.

Saludos.

Asperilla dijo...

A Carlos García:
Me parece muy sensato su escrito y digno de imitar.
A mí no me satisface ningún Partido, como digo con frecuencia y voto en cada momento al que me parece mejor para el País en general.
Si en estos tiempos critico más al PSOE es porque Gobierna. De criticar al PP, sería por lo mal que hace oposición.
Por otro lado me parece totalmente injusto que se condene al PP por sentir amor por la Bandera, el Himno y España. Es falso que tomen a España como su "cortijo" y a la bandera de su única propiedad.
A ningún socialista de entre mi amigos nadie le ha prohibido estremecerse escuchando el himno ni emocionarse ante la bandera.
¿Quién impide a un comunista, un socialista, un republicano o un amorfo que participe en la fiesta Patria?
El que no participa es porque no le da la gana o no siente nada por España ni por su bandera y está en su derecho, pero que no digan que es el PP quien le arrebata el derecho.

Carolus Primus dijo...

Estimado Carlos Garcia:

Disculpado. Estamos de acuerdo , tan criticables son unos como otros. Por los mismos motivos, yo como la mayoría, tambien critico más al PP. También me parece injusto que los partidarios del PP utilicen siempre y de forma machacona la misma iconografía que gastan en los últimos cuatro años.
Si han sido de centro alguna vez, ahora no lo parece. Y aunque lo pareciese juega irresponsablemente con los sentimientos de las personas, lo cual es muy peligroso para todos. Si algún loco, que los hay, influido por las voces apocalípticas decidiese salvar a la humanidad, sería suficiente para encender la mecha que prendiese fuego. Luego dará lo mismo quién o quiénes fueron los culpables o los que tenían la razón, el fuego arrasa con todo.

Es lógico identificar con el franquismo a quien lo protege y quien lo defiende e incluso lo justifica. Evidentemente existe en España una gran parte de la población que identifica la unidad nacional tal y como expresa la Constitución, es decir, “plurinacional” en el sentido ámplio de la palabra y no con definiciones de los años cuarenta y cincuenta, que nunca han tenido nada que ver con la realidad. Lo justo y respetable es cubrir las demandas sociales que piden los españoles, que no tienen nada que ver con banderas, banderías, himnos, símbolos y leches en vinagre.

Las urnas, efectivamente, están para decir quién debe gobernar y quién debe estar en la oposición de forma leal, no ya con el partido que gobierna, sino con el Estado y los ciudadanos. Y ese no es el papel que está ejerciendo la oposición, lamentablemente.

Yo seguiré criticando la forma de hacer oposición del PP, sencillamente porque no hace oposición, tal y como hemos conocido en estos casi treinta años de democracia. Lo suyo es una confrontación cuasi golpísta que raya con las locuras dictatoriales de las repúblicas bananeras.

Me duele mucho pensar que, de seguir por ese camino, los actuales gobernantes se sientan justificados el dia de mañana, cuando pasen a la oposición, para hacer exáctamente igual que el PP lo está haciendo ahora. Entonces se le llamará “revolución de Asturias del 34”.

No quiero ni imaginar que un dia se me vaya la luz, se acaben estas “charlas” por internet, que baje a comprar y que no haya nada en las tiendas, que violen o torturen a mi familia o que sencillamente me encuentre con un tiro por la espalda, por tonterias de cuatro irresponsables que aún hoy siguen sin admitir lo qué es la democracia. Eso puede pasar en un abrir y cerrar de ojos. Sólo es necesario “presionar” un poco más para que los locos den rienda suelta a sus locuras. La verdad es que no me hace ninguna gracia y soy de los optimistas. En todo caso la situación queda muy mal, sean cuales sean los derroteros futuros.

Tampoco quiero imaginarme la quema de iglesias, propio de los liberales del siglo XIX, ni el asesinato de curas y violación de monjas por parte de los “nacionales” como ocurrió en el Pais Vasco en la guerra civil y posterior a la misma. Es muy fácil confundir, como siempre ha querido hacer la derecha, populacho con partidarios de la izquierda o milicianos, que solo defendían el régimen democrático instaurado. No estoy muy seguro de que a lo largo de la historia de España se hayan perseguido a los religiosos solamente por ser inocentes corderitos o por sus ideas religiosas, más bien por sus actuaciones politicas, muy lejos de sus vocaciones.

En todo caso lo que deberíamos estar discutiendo son sobre las leyes o medidas que afectan a nuestra vida cotidiana, no exáctamente al mundo de “matrix” inventado por el PP y sus medios de comunicación. Y sé de lo que hablo, porque lo estoy viviendo diariamente.

Saludos.

Carolus Primus dijo...

Estimado asperilla:

Yo siempre he entendido que amar a la Patria es querer y respetar a los españoles tal y como son, no como uno desea que sean.

Yo me siento republicano, pero para mí lo más próximo a la república ideal es la que estamos viviendo con la Constitución de 1.978. Sabrás que el uso de la bandera de la República, la tricolor, es perfectamente legal puesto que está registrada como símbolo de un partido republicano (ARDE) que funciona dentro de los principios de esta democracia. Además de representar los mismos valores fijados en la Constitución, salvo la institución monárquica. No obstante para mi, el Ray Juan Carlos, es el mejor Presidente "republicano" que hayamos podido tener en toda la historia de España. Si se mira sin orejeras y con amplitud mental se entiende perfectamente.

Como es lógico no voy por la calle axhibiendo mi bandera, que lo podría hacer, ni exigiendo a nadie que la lleve para ver si es español. Porque los republicanos además de serlo, somos españoles.

A mi me indigna que haya un bando que se arrogue el derecho exclusivo del uso y disfrute de los símbolos nacionales, porque también son los mios: La Bandera Nacional roja , amarilla y roja con el escudo constitucionsal y el Himnos, que por cierto no necesita letra alguna. Son mios porque lo decidimos líbremente y mi forma de pensar ni es exclusiva ni es excluyente. Y experimento los mismos sentimientos que cualquier español cuando suena el Himno o se exhibe la Bandera en los sitios y en lo momentos adecuados.

Pienso además que el patrioterísmo es el refugio de los canallas, simplemente porque acuden a él cuando no tienen otros argumentos.

Nadie me tiene que decir, y mucho menos los que aman mucho a "su patria" y poco a los españoles, cómo debo sentir a España y sus símbolos, por ello yo no exijo a los demás que den el "do" de pecho para que me demuestren que son coimo yo, ni falta que hace.

El PP está utilizando los símbolos y a la Corona en contra del gobierno, como lo viene haciendo constantemente, como lo hizo con el 11-M-, el ácido bórico, las "negociaciones" con ETA, Navarra, el Estatut, etc., es decir con mala fe y con ánimo de encabronar y de guerrear, mañana tendrán otra escusa. Las cosas como son.

Mejor harían hablando bien de España y de los españoles fuera de nuestras fronteras, porque tenemos empresarios e intereses, que son tan españoles como los símbolos, y defender los intereses de todos los españoles que, con sus dificultades de siempre, esperan que les resuelvan sus problemas "politicos" que para eso les pagan.

Lo de "cortijo" y adueñamiento está muy claro:"Soy español y España es mia, luego la puedo vender". Y eso es lo que hace el PP, venderla y traicionar a los españoles, que es sencillamente lo que representa España.

Saludos.

Asperilla dijo...

Estimado Carolus:
Admito lo que dices y no quiero andar con matices que distorsionen lo que pensamos.
Para mí, cada uno puede sentir lo que quiera o lo que le salga de dentro. Es lógico y respetable.
Pero me gustaría que los que no se sienten españoles, que, repito, están en su derecho, deberían respetar los sentimientos de los demás y no burlarse, ni amenazar, ni quemar símbolos....
Y quisiera que el Gobierno y las Autoridades, en vez de echar la culpa al amenazado "provocador",
condene a los "gamberros" y los castigue, si eso es la Ley.
De lo contrario, que es lo que muchos piensan honestamente, los "gamberros" se crecerán y y puede llegar un momento insoportable....y la hecatombe.
Saludos.

Carolus Primus dijo...

asperilla:

Es evidente que los gamberros ya están siendo juzgados por la justicia. Como es comprensible, no va a haber un policía en cada esquina para controlar todo y a todos. Los casos se van resolviendo por quien corresponde a medida que se tiene conocimiento de ello y se disponen de pruebas para encausarlos.

Lo que hay que tener claro es que no va a tener siempre Zapatero la culpa de todo lo que pasa. Es decir, si se mea mi niño que por casualidad ha sido pillado por un fotógrafo in fraganti haciendo un pis en el bus, pues se supone que lq culpa es mia y de nadie mas por no estar atento. Eso es lo que se debe decir, no generalizar ni demonizar a nadie porque no nos guste o no coincida con nuestras ideas o credos.

Quizás la prensa no transmite lo que debe transmitir. El resultado es la "tómbola" que dice Rajoy, pero en la que participamos todos muy actívamente. Espero sinceramente que se pare el carro de tanta demagogia patriotera y los contendientes se centren en dar sus soluciones a nuestros problemas: tienen cuatro años para hacerlo, si lo hacen mal serán retirados. Lo que no puede ser es que quien deba gobernar no pueda hacerlo porque le tiren los muertos desde la prensa, mayoritariamente de derechas y sin ser elegidos por nadie.

La oposición no necesita del patrioterísmo, solo con "corregir" las leyes que no les gustan ya da mucho de si. El añadido nacionalcatólico le sobra, puede ser más efectiva su oposición sin estos "flecos" que enfrentan y dividen a los espaqñoles.

Por lo demás, pensamos igual.

Saludos.

Carlos García dijo...

Hufff... Carolus y Asperilla.
Reconozco que tengo un cierto "sprint" argumental, pero muy poco fondo.

Enseguida me entra la pereza. Esto de escribir es incomodísimo. Sobre todos para los dedos.

En resumen Carolus, y con todos los respetos. Creo que tu visión es exagerada, y que nuestra aún adolescente democracia disfruta de una muy razonable buena salud.

Es evidente que hay un pique lamentable entre PSOE y PP, y entre PP y PSOE.
Y realmente estoy algo harto del poder hegemónico que ambos creen tener.

Últimamente estoy muy atento a estos nuevos partidos que están surgiendo (UPD, Ciudadanos...).
Quizás necesitemos algunos ingredientes más en la olla para que el caldo deje de ser o demasiado soso o demasiado salado.

Veremos.
Saludos.

Carolus Primus dijo...

Estimado Carlos García:

Aquí en la Comunidad Valenciana apareció un partido , PSD (Partido Social Demócrata) creo que se llamaba, que presentó candidaturas en casi todas las poblaciones donde pudiese arramblar algunos votos del PSOE, los suficientes para perder algún concejal que fuese a parar al PP. Algunos de los candidatos, desconocidos en los pueblos que se presentaban, no tuvieron reparo en reconocer que el partido se formó en la Consellería del Sr. Blasco, antes Conseller con el PSPV-PSOE y después Conseller con el PP. El mismo que ha contratado a Gotzone Mora. Pasadas las elecciones ese partido prácticamente ha dejado de existir.

Con todo lo anterior creo que dejo intuir veladamente lo que pienso de esos partidos "nuevos".

Yo tengo muy claro el origen del pecado y también quién empezó esta gran juerga "nacional".

Para mí sería un situación normal en un país con la buena salud de un adolescente. Sin embargo, conozco a muchas personas que ya no hablan ni opinan como antes. Y personas mayores que después de recibir la visita del beato de turno para repartir la estampita, pues ya no son las mismas: Zapatero es el demonio. Puede que haga gracia, pero no la tiene.

Eso es lo que me molesta principalmente.

Por supuesto, escribir es cada vez más incómodo. Los teclados cada vez los hacen más pequeños y las pantallas diminutas.

Saludos.