03 febrero 2009

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA O ADOCTRINAMIENTO


Educación para la Ciudadanía era una asignatura que el Partido Popular se comprometió a implantar en España cuando estaba en el gobierno. Era un compromiso a solicitud de la Unión Europea para impartir una asignatura al igual que se hace en la mayoría de países de nuestro entorno. Su fin era y es dar a conocer a los chavales en edad escolar los derechos y deberes de los ciudadanos reconocidos por la Constitución Española y los valores occidentales, también reconocidos por las instituciones europeas y la ONU.

Cuando el Gobierno socialista puso en práctica esta asignatura, obligado por el compromiso anterior, el Partido Popular movilizó a su entorno mediatico, en especial a los sectores extremistas de la Iglesia Católica, en contra de unos contenidos educativos que no difieren en nada de los que se impartían anteriormente, cuando gobernaba el PP. Es lo que entonces se daba como Ética. Tampoco se ha eliminado la asignatura de Religión a la que pueden ir los alumnos que lo deseen.

El Partido Popular en las autonomías que gobierna ha boicoteado la asignatura, aprobada por el Parlamento español que representa a todos los españoles, llegando a extremos como dar la asignatura en inglés en comunidades como la valenciana, para que no se entendiese y retrasar su implantación hasta que sea derogada cuando ocupen de nuevo el Gobierno de España. Entonces elaborarán otra ley con contenidos similares y con otro nombre para cumplir el compromiso europeo.

La objeción de conciencia para no cursar esta asignatura realizada por unos pretendidos padres que "tienen derecho a formar moralmente a sus hijos" ha sido rechazada por la Sala Tercera del Tribunal Supremo. En otros países, donde se cursa Educación para la Ciudadanía con otros nombres, también ha habido rechazo por algunos sectores al igual que en España.

Lo absurdo e irracional, no lo es tanto sabiendo de donde viene, es que los sectores más reacios a la implantación de Educación para la Ciudadanía sean los que quieren imponer una educación sectaria y dogmática, que no admite debate y que no pueda ser cuestionable, como sustitución de dicha asignatura. Más chocante es que se amparen en el "librepensamiento" y la "libertad" de unos padres adeptos a una secta religiosa llamada católica. Son los que más insultan y vociferan defendiendo unas posturas frontales a todo aquello que no provenga de sus propias creencias.

Los que se oponen argumentan que "el Estado no tiene derecho a imponer ideología y adoctrinar a sus hijos". Está claro que ellos sí. Se olvidan que el Estado somos todos los ciudadanos que elegimos a unos representantes de entre nosotros para que se ocupen, entre otras cosas, de la educación de nuestros hijos. No todo el mundo tiene tanto tiempo., ni la capacidad suficiente, para formar a sus hijos, por eso delegamos en profesionales de la educación que les enseñan lo que nosotros decidimos a través de nuestros representantes. Refrendados por segunda vez a través de unas elecciones participativas, democráticas y universales para todos los hombres y mujeres españoles mayores de 18 años. El Estado somos nosotros, los padres, quienes así lo hemos decidido.

Es dudoso que los padres tengamos tiempo y ganas para educar a nuestros hijos, que lo podemos hacer fuera de horario escolar, en cuestiones morales. Pero ese derecho no nos lo niega nadie y los "disconformes" pueden hacerlo y enviar, si les place, a sus hijos a catequesis o al culto protestante. Nadie se lo impedirá.

Confunden además con "adoctrinamiento" lo que es mostrar los derechos y deberes fundamentales que todo ser humano tiene y debería conocer, así como el respeto a otras culturas y formas de ser y de pensar. Todo Estado, en sus diversas formas políticas pretende transmitir los valores en los que en cada momento se mueve la sociedad. En un Estado totalitario se transmiten valores de sumisión y obediencia y en un Estado democrático valores de libertad y tolerancia. Estamos en un estado democrático, donde participamos todos a través de unas elecciones libres, no nos gobiernan unos pocos, como en la dictadura nazional-católica de entonces, sin nuestro consentimiento mayoritario.

Adoctrinar era lo que se hacía por los mismos que ahora piden "libertad y derechos" cuando los impedían en la dictadura franquista. No es lo mismo y no hay que olvidarse de ello. Lo que quieren en realidad es "adoctrinar" a sus hijos en dogmas y "verdades" infalibles que rechacen cualquier otra opción que no sea la suya. Lo peor es que quieren que los hijos de los demás también sean "adoctrinados" en sus creencias sectarias, lo cual no deja de ser una dictadura que no tiene cabida en un sistema democrático de libertades como el nuestro.


Postdata: ¿ No es lamentable que un joven no conozca sus derechos laborales y que cuando acuda a un sindicato, si es que acude, ya sea demasiado tarde?

10 comentarios:

Nicolás dijo...

Si ellos hubieran implantado la asignatura no existiría problema. Porque "ellos no adoctrinan". El problema ha surgido cuando se les ha ocurrido que los otros podrían implantar el adoctrinamiento que ellos no pudieron hacer.

Piensa el ladrón que todos son de su condición.

Carolus Primus dijo...

Pues ese es el fondo que intento transmitir, Nicolás. Buen resumen.

Como en tantas otras cosas, piensa el ladrón que todos son de su condición.

Saludos.

Carlos dijo...

Huuff, Carolus...
Esta vez sin comentarios.
Bueno, solo uno, y porque soy un tipo débil y sin personalidad.

Probablemente en otros países se le llama de otra manera porque, también probablemente, algunos de sus contenidos difieren con los de aquí.

Pero esto, probablemente, es como lo del eslogan de los ateos en los autobuses...

Probables saludos.

Carolus Primus dijo...

Carlos:

Probablemente.

ciberneticaeterna dijo...

"Piensa el ladrón que todos son de su condición"...
Ladrón...políticos...doctrinas...
Ufff, mejor me ahorro comentar.

Carolus Primus dijo...

cibernética:

No ahorres, que estamos en crisis y hay que consumir para que se mueva la economía. Ja,ja y Juas, juas.

Es un refrán que viene a decir lo mismo que, el que come cebollas piensa que todos los demás también comen cebollas. También algo así como "piensa mal y acertarás", por extensión.

Saludos ciber.

ciberneticaeterna dijo...

Gracias Sr Carolus... jamás habría entendido el refrán sin su explicación...
Pobrecitas mis neuronas...Esto de dedicarse a la moda, qué duro es!

Carolus Primus dijo...

Disculpa Alex:

No te lo tomes tan a pecho. La "explicación" era un añadido como otro cualquiera. No se prejuzga si lo has entendido o no.

Tampoco pretendas que mis contestaciones sean "ataques personales" por una contestación en un momento determinado y para un tema determinado de hace muchiiiisimo tiempo.

Que un día pusiese en duda que entendieses lo que puse en un determinado post, no quiere decir que lo sea para siempre. Yo me equivoco muchas veces. Y la mayoría de veces también no me entiendo ni yo mismo porque depende del estado de animo en que me encuentre. Escribo por hobby y tengo otras ocupaciones que, como es lógico, condicionan lo que publico y cómo lo publico.

Si crees que lo de "la moda" me sirve para "despreciar" tus opiniones estás muy equivocada. Es un pensamiento tuyo, no mio.

Me gustaría que diésemos fin a lo que parece un enfrentamiento personal.

¡Devuélveme el amor del principio!... por fa.

ciberneticaeterna dijo...

Mmm, creo que usted y yo tenemos un problema Sr Carolus...
Por qué siempre me toma en serio?

En cuanto a que alguien desprecie mis ideas por dedicarme a la moda... no me importa en absoluto, yo tengo barco!!! ^_^

Y en ningún caso siento "nuestra relación epistolar" como ataques personales, usted sí?

Un besito.

Carolus Primus dijo...

Pues no. Aunque a veces entiendo que "usted" si.

Yo no tengo barco, que lástima!!.

Supongo que en la vida "real" no nos entenderíamos en absoluto.

No importa, mientra mantengamos la "relación epistolar" en serio y en broma.

Besitos virtuales.