26 junio 2010

OTRA REFUNDACIÓN MÁS PARA IZQUIERDA UNIDA


Izquierda Unida se refunda en Fuenlabrada. Como siempre, a base de intentar dividir al PSOE absorbiendo a militantes “descontentos”. Con la verborrea clásica izquierdista y a la espera de ver pasar manifestaciones desde la acera, para colocarse oportunamente a la cabeza con la pancarta de turno y salir en la foto, Izquierda Unida se refunda por enésima vez.

Ahora toca “bloque alternativo al neoliberalismo”, antes fue la corrupción en el PSOE o la traición de “OTAN de entrada NO”, por no poner todas las urgencias habidas a golpe de titular mediático.

Ante un millar de participantes de la asamblea refundadora, Cayo Lara, actual coordinador general de IU, comunica una novedad: “Ha llegado la hora de la transfusión del PSOE a IU, la base social desencantada del PSOE tiene que venir a esta fuerza política”. Otra novedad de izquierdas es que “ante la situación política, económica y social, se hace aún más necesaria una amplia convergencia de organizaciones, personas y fuerzas de izquierdas para dar respuesta a los ataques que sufre la mayoría social y la clase trabajadora, desde las instituciones internacionales, la derecha política y económica y desde el Gobierno". Es decir, la unidad de izquierdas sólo es unidad y sólo es de izquierdas cuando las peras caen del campo grande al campo chico.

Esa es toda la alternativa de Izquierda Unida, juntar a cuatro amiguetes e ir por la vida de Robin Hood. Piden la “unidad de izquierdas” pero dividen el voto y además se enfadan si otros izquierdistas, como Iniciativa per Catalunya- Els Verds, pretenden montarse un tinglado similar.

¿ No sería mejor plantear para sucesivas elecciones la inclusión de candidatos de IU en las listas del PSOE, o hacerlas conjuntas, en las provincias y municipios donde la división del voto da la mayoría a la derecha ?. Es posible que de esta forma se consiguieran más diputados para IU, que influyesen "matizando" a un gobierno del PSOE pero asegurando la presencia de la izquierda en el poder. Quien dice diputados dice alcaldes y concejales también.

Todo esto me recuerda a la famosa película “La vida de Brian” de los Monty Python con sus diferentes frentes de liberación. Al final acaban todos como el escuadrón suicida y la casa por barrer.

3 comentarios:

Nicolás dijo...

En mi blog te he dejado este comentario pero no tengo problema en dejarlo en el tuyo. Creo que encontrarás muchos puntos de coincidencia.

Yo siempre he dicho que soy posibilisista y me gusta ver aquellas cosas que se pueden ir haciendo día a día pero sin olvidar la utopía porque si la olvidamos dejamos de ser transformadores.

Yo apuesto por una unión de la izquierda con proyecto común que ofrecer frente al neoliberalismo del PP y eso no tiene que pasar inevitablemente por una gran coalición electoral -o tal vez sí- pero sí por un mismo discurso que sea capaz de ofrecer una alternativa creible al más de lo mismo que nos ofrecen la tropupe de Rajoy.

Y ese proyecto pasa inevitablemente por dejar los personalismos y ofrecer un montón de generosidad a partir de saber quién es quien y lo que representa y tal vez así -y digo sólo tal vez- nos evitáramos las tentaciones neoliberales de unos cuántos chicos y chicas de mi partido, sobre todo de aquellos que pululan por el Ministerio de Economía y Hacienda.

Carolus Primus dijo...

Hola Nicolás, tampoco tengo inconveniente en dejar este comentario en los dos blogs. El mío está más solo que la una. Gracias por la deferencia.

Por supuesto que tenemos muchos puntos de coincidencia, pero si no tuviésemos nuestro propio matiz y nuestra propia forma de expresarnos no habría discusión y sería muy aburrido, aparte de poco enriquecedor. De los diálogos siempre queda algo.

Posibilisista y pragmático viene a ser lo mismo para el caso que nos ocupa. Coincidimos en que debe haber algo de utopía en nuestras acciones, sin ella no seríamos otra cosa que una pieza en el engranaje mecánico. Al menos debemos pensar que tenemos un margen, que es nuestra propia decisión y voluntad.

En cuanto a la unión de izquierdas en base a un proyecto común es importante no olvidar que, en lo que respecta a España y sus perspectivas electorales, la mitad de la población es de derechas o con pensamiento de derechas con un solo objetivo; la otra mitad es de múltiples pensamientos de izquierdas y con diferentes objetivos. Si coincidimos a grosso modo en esto, con sus diferentes matices, nos evitaremos discusiones bizantinas.

Cuando se gobierna se hace para todos, hay que tener en cuenta también a la otra parte. Si nos empeñamos en “obligar”, es lógico que los otros también deseen hacerlo. Por desgracia no somos mayoría ni tenemos los medios necesarios para cambiar la sociedad. Y aunque lo fuésemos y los tuviésemos, nuestros esquemas mentales (los que utilizamos a diario) poco tienen que ver con los métodos de análisis propios de la izquierda. De esta forma es difícil ganar “adeptos”.

sigue.....

Carolus Primus dijo...

continúa....

Mi gran crítica hacia el PSOE, como partido mayoritario de la izquierda, es que el partido se concibe como una maquinaria electoral para llenar de cargos las administraciones y cumplir objetivos por períodos electorales, sin más. Por contra, la derecha (en todo el mundo) tiene el mismo objetivo pero, además, no se olvida de colocar a sus peones en la cultura, en los medios de comunicación, en la judicatura, en la educación, etc., por eso el neoliberalismo vence.

Mi otra gran crítica va hacia los que se sitúan a la izquierda del PSOE. Conozco a demasiados militantes de esta orilla que no tienen reparos en aliarse con el PP con tal de que el “protagonismo” no se lo lleve el PSOE. Y digo “protagonismo” porque es en lo único que piensan. Amigos del Bloc no han dudado en tachar de “fascistas” a compañeros socialistas y acto seguido han posibilitado con su apoyo un gobierno municipal del PP. Te podría citar algunos municipios, supongo que lo sabrás mejor que yo, donde “camaradas” de IU han hecho idénticamente lo mismo. Por descontado que no admito a los que se creen puros de oliva. No todos son igual, está claro, y todo el mundo tiene derecho a cambiar.

Me parece más intolerable todavía que, siendo una de las principales funciones de la izquierda propagar nuestra ideología con el fin de ganar adeptos (seguidores) para nuestra causa, sobre todo entre los no la tienen, lo único que se les ocurra es en hacer “trasvases” y “transfusiones” de una lugar a otro del mismo campo. Así no avanzamos nada. No hay que convencer a los que ya lo estamos.

Si nuestros chicos y chicas, a poco que rasques, aparecen con vena liberal o neo, es porque es la educación que han recibido. ¿ Has tenido muchos debates ideológicos con compañeros del partido ? ¿No han sido mas bien temas cotidianos sobre plenos municipales, lo que dice Rita o sobre el orden del día ?. ¿ Cuántos saben que la “tercera vía”, por la que se presentó Zapatero a la secretaría general, es el mismo nombre que representa a la nueva socialdemocracia que asume tesis neoliberales sin abandonar el principio de Estado benefactor y que esta “tercera vía”, iniciada por Felipe González, es la que hicieron valer gentes como Tony Blair, Clinton y Schroder ?
No hay que extrañarse por ello. Son determinadas sensibilidades que funcionan dentro del PSOE. Si antes tocaba unas políticas más sociales y de derechos, ahora toca una política de sacrificios de forma temporal, se supone. Nuestro trabajo es “matizar” y en la medida de lo posible conseguir más “adeptos” para cambiar. Si los que podemos hacer cambiar la situación, con todos los problemas que podamos tener, abandonamos el barco y nos vamos a una patera, desde el barco no escucharán nuestra voz y será más difícil ese cambio. Lo lógico es que los de la patera pretendan que nos bajemos del barco, a ver si a base de pateras “lo hundimos”. Es precisamente todo lo que he intentado decir desde el principio, son los personalismos de la “pequeña izquierda”.

Espero que entiendas el conjunto de lo que he querido decir, no siempre sé expresarme con claridad y ello invita a coger una parte por el todo.

Saludos.