12 septiembre 2006

Cuba sin Fidel

Desde que el 31 de Julio fué cedido temporalmente el poder del Presidente Fidel a su hermano Raúl Castro, por motivos de salud, Miami no ha dejado de ser un fiesta. Y la Habana, entre el temor y la esperanza, no ha dejado de ser referente de los Países No Alineados, que incluyen a los llamados "ejes del mal", por no plegarse a las leyes del Imperio.
Cuba es un país pobre y "comunista" de 11 millones de almas más un millón de exiliados.Gobernado por los hermanos Castro, Fidel y Raúl, desde que en 1.959 dejaron marchar, huyó junto con todos los mafiosos norteamericanos de la ísla, al sargento Fulgencio Batista.
La economía, desde la "traición" de la U.R.S.S., es precaria y la escasez de alimentos y bienes de consumo básicos es ámplia y generalizada. Aunque ha crecido bastante, durante los últimos años, gracias al turismo europeo, al petróleo venído de Venezuela, generosidad del amigo Chávez, y los nuevos yacimientos descubiertos de níquel y petroleo( escasos pero ya en producción).
La educación y el sistema sanitario, siguen siendo superiores a muchos países de América Latína, lo que en tiempos justificaba la buena imágen del régimen en el exterior, sobre todo en Europa.
Sociedad multiracial con raíces españolas y africanas. Religión católica combinada con multitud de sectas que profesan ritos africanos en mezcolanza con el catolicísmo romano y grupos protestantes evangélicos en progresión constituyen la base "espiritual" de los cubanos de Fidel.
Las relaciones de Cuba con los Estados Unidos siempre han estado marcadas por el embargo que en 1.962 impusieron los norteamericanos al régimen castrista por la "crisis de los misiles". Núnca se lo perdonaron a Castro, pero la mafia americana tampoco le perdonó que les quitasen el "portaviones cubano" desde el cual distribuían la droga a los Estados Unidos y blanqueaban el producto de la misma en los casinos de la Habana. Previsiblemente los "halcones" de Miami ya se frotan las manos para el día D, el día en que muera Fidel, y preparen el mayor desembarco de dolares , lujo y bienes de consumo para deslumbrar a los "sufridos hermanos" de esta isla caribeña.
En la sucesión, prevista por la Constitución cubana, está Raúl Castro, de 75 años de edad, hermano de Fidel y Ministro de las Fuerzas Armadas de Cuba. "Realísta y pragmático" según Manuel Fraga, y déspota e intransigente comunista según los "analístas" de Miami y Washington. El tercero en la línea de mando y segundo en la línea de sucesión, después de Raúl, es Ricardo Alarcón, de 67 años, y Presidente de la Asamblea Nacional, ex embajador en la ONU y fogueado en discursos antinorteamericanos, los de Miami lo tienen por un tonto sin aspiraciones.
El exsecretario particular de Castro y actual Ministro de Asuntos Exteriores, Felipe Pérez Roque de 41 años de edad, se perfila como el mejor sucesor posible para una "transición a la española", jóven y dinámico, conocedor del poder de primera mano, parece ser "la clave" para desmontar un régimen y trasladarlo a una democracia occidental soberana e independiente. Si le dejan desde los EEUU, podría ser un puntal valiosísimo para "devolver" al pueblo lo que nunca tuvo en su historia: la ilusión.
De todas formas, todo depende de los planes del "amigo americano". La Administración norteamericana núnca dejará que otros países influyan en el desarrollo cubano posFidel, dado que consideran a la ísla como propiedad privada y lo previsible es que Cuba vuelva de la mano de los "Miamiboys" a los niveles de vida de la época de Batista. No sin antes "deslumbrar" a la población para después "purgar" a los "colaboracionístas" de la revolución cubana.

Fuentes utilizadas: Whashingtos Post, Miami Herald,CubaOrg y Departamento de Estado de los EEUU.

1 comentarios:

Ignatius dijo...

Mira tío: Cuba es un país comunista... luego pobre. Pero cuando Fidel llegó al poder Cuba tenía el doble de renta per capita que España.

Entre 1959 y 2000, Cuba multiplicó su renta per capita por 4,5. En ese tiempo, España la multiplicó por 100. Otros países de América, como Chile, Coste Rica o México multiplicaron su renta por 30, más o menos.

Es decir, Cuba no empezó como un país pobre, sino todo lo contrario. El problema es que la economía comunista planificada no funciona bien: no produce riqueza porque repudia a la gente que hace crecer la economía.

En cuanto a la educación y sanidad de Cuba. habría mucho que hablar: todo el mundo tiene acceso a ella, pero a un nivel bajísimo de calidad, tanto en educación como en sanidad.