12 febrero 2009

ABARATAR EL DESPIDO POR CRISIS


El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hace piña con la patronal madrileña y española acusando a los trabajadores de ser los responsables de la crisis y por eso los empresarios los tiran a la calle o no los contratan.. Dice que el mercado laboral español es culpable del "rotundo fracaso en la reducción del desempleo". Falso de toda falsedad. Por mucho contrato que haga fijos a los trabajadores si se abarata el despido, sencillamente, lo primero que van a hacer los empresarios es tirar a todo el mundo a la calle. Lo que hace "fijo" al trabajador es la "penalización" de la indemnización por despido improcedente, es decir, sin justificación alguna.

El "lamentable record" de España de contar con la tasa de desempleo más alta de la OCDE, como dice Ordóñez, se debe en primer lugar, a la falta de financiación a las empresas por parte de la banca (ya sabemos que es por la mierda que han ido acumulando con nuestros ahorros). En segundo lugar, donde más se creó empleo, en la construcción, al estar paralizada, se destruye más empleo y con ello también en las empresas auxiliares de construcción. En tercer lugar, el crecimiento demográfico y de nuevos demandantes de empleo engrosa la tasa. Y por último, como se hizo en los últimos años de los 70, la empresas aprovechan para hacer "limpieza" y guardarse los beneficios acumulados en los años anteriores.

La desvergüenza empresarial no tiene límites. Durante años han tenido beneficios millonarios y se han acordado de los trabajadores cuando ha venido la crisis. Antes les daba igual que los empleados fuesen inmigrantes legales o ilegales, que sus negocios fuesen financiados con nuestro dinero y con la única garantía de sus futuras ventas. Y que su codicia y afán acaparador pudiese ser la causante de la crisis que ahora padecemos y que quieren endosar a los trabajadores.

En todas las ocasiones que se ha abaratado el despido, con Suárez, con González y con Aznar, los empresarios han seguido echando a los trabajadores a la calle y con mucho más ahínco. El problema nunca ha sido de costes salariales, mas bien de gestión empresarial. Su irresponsabilidad al poner sus beneficios en inversiones dudosas nunca tienen en cuenta los beneficios o perjuicios que puedan ocasionar a sus trabajadores o a sus familias. Y éstos, los trabajadores son los que contribuyen, bajo la dirección de los empresarios, a que sus empresas obtengan éxito y beneficios. Sin trabajadores no podrían llevar adelante sus proyectos, sin embargo los trabajadores tienen limitados los beneficios por un salario que no contempla la plusvalía generada a favor del empresario. La indemnización por despido es una ridícula compensación por esa plusvalía de beneficios generados.

Dice el gobernador del Banco de España que se "desincentiva la contratación y la movilidad entre empresas". Falso también. Cuando un trabajador tiene una oferta mejor la coge. Las migajas de los 45 días de indemnización nunca ha sido obstáculo para cambiar de trabajo y sólo les ha molestado a los empresarios zampabollos, es decir, los no profesionales.

Si alguien tiene la oportunidad de comparar el primer Estatuto de los Trabajadores con la última reforma de dicho Estatuto y las modificaciones en la legislación laboral desde 1.980 observará que los trabajadores han ido perdiendo derechos progresivamente a cambio de un miserable incremento anual del IPC. Tampoco quiere acordarse nadie que la comparativa de beneficios de 30 años ha sido de un 74 % para los empresarios ,frente a un 4 % de los empleados y que en Europa se cobra más y ello no ha impedido a las empresas ser competitivas. El bajo salario da baja calidad y la baja calidad, para una empresa europea, es sinónimo de tercermundismo.

Malas señales nos envían algunos políticos próximos al gobierno, porque son políticos, con tales globos sonda, a ver si picamos. Que el gobierno y en primer lugar José Luis Rodríguez Zapatero niegue una y otra vez que no se abaratará el despido o se flexibilizará el mercado laboral no es suficiente cuando sus "subalternos" nos dicen lo contrario. La experiencia de anteriores reformas ha sido que al facilitar el despido se ha despedido, sin mas. Eso quiere decir engrosar las cifras del paro gratuitamente y el descojono padre para el que despide.

¿Flexibilizar? ¡Si sólo falta pagar por trabajar!.

6 comentarios:

bitdrain dijo...

Genial entrada. Poco o nada que comentar.

Un saludo.

Esquirla de Aire dijo...

Lo que yo no entiendo es ¿Cómo se puede generar más empleo abaratando el despido? ¿Cómo puede pensarse que el abaratamiento del despido es bueno para empresari@s y trabajador@s? ¿Qué ganamos l@s trabajador@s con el abaratamiento del despido?

Son preguntas retóricas, ya lo sé, pero hay que hacérselas.

ciberneticaeterna dijo...

Con el abaratamiento del despido lo único que se puede conseguir en una mayor movilidad en el mercado laboral, menor "miedo" empresarial a "conservar" trabajadores, pero lo que sí implica es una mayor inseguridad y dependencia llámemosla psicológica del trabajador a la empresa que le remunera mensualmente.
Y creo, que principalmente, la toma de medidas como ésta perjudica a la clase trabajadora de más edad.
Para mí sería un suicidio que el Gobierno aceptara estas presiones de la patronal.

Nicolás dijo...

Estás nominado para el Premio Limonada. Más detalles en mi blog http://ulises3000.blogspot.com/ . Saludos cordiales.

Últimamente no sabemos nada de ti.

José Amorós dijo...

De verdad, en mi vida e oido tal cantidad de aberraciones.

No coincido absolutamente en nada de lo que aqui se dice.

En fin, cada uno con sus ideas


saludos

bitdrain dijo...

Espero caballero se halle en buen estado, se hace extraño no saber de vos.

Un saludo.